Skip to content

Una metáfora ajedrecística de la mente

14/02/2014

La Máquina de Von Neumann

Me gusta mucho el ajedrez. Es un juego bellísimo, de un orden geométrico asombroso. Me encanta revivir partidas clásicas analizando la genialidad de esos grandes jugadores que tuvieron un momento de inspiración y que combinaron magistralmente sus piezas desde un plan trazado con muchas jugadas de antelación. Los resultados son muy hermosos: jugadas perfectas, cálculos precisos, trampas invisibles que en una jugada hacen cambiar por completo el sino de la partida. Y todo eso desde la romántica visión de un duelo a muerte entre caballeros, una encarnizada lucha entre dos cerebros en la que no hay suerte (el ajedrez no es un juego de azar), todo lo que pase es enteramente responsabilidad tuya. Las derrotas son muy duras.

Sin embargo, cuando me pongo a jugar pronto me doy cuenta que no tengo la genialidad de los grandes maestros. No puedo calcular con tanta antelación ni se me ocurren combinaciones tan…

Ver la entrada original 967 palabras más

Anuncios
Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: